Enfoque global en el tratamiento de las Disfunciones Temporomandibulares

INTRODUCCIÓN

La articulación temporomandibular (ATM) es una articulación poco conocida dentro del ámbito de la Fisioterapia y Rehabilitación, tanto en su anatomía como en su biomecánica; en comparación con otras articulaciones del cuerpo.

La ATM es una articulación que establece una conexión perfecta y en delicada armonía entre la mandíbula y el cráneo. En ella se van a articular el cóndilo de la mandíbula con la fosa articular del hueso temporal, en la base del cráneo. Son dos articulaciones simétricas, una en el lado derecho y otra en el lado izquierdo del cráneo, que permiten hacer movimientos de abertura/cierre de la boca, desplazamientos laterales y anteroposteriores. Siendo fundamental para un gran número de actividades como la alimentación, fonación, masticación, respiración, expresión facial, …

Su correcto funcionamiento no va a depender de ellas dos solas, sino que intervienen un conjunto de músculos, ligamentos, componentes nerviosos, pero su mayor dependencia va a ser la oclusión dental, es decir, la relación existente entre las piezas dentarias superiores e inferiores al cerrar la boca.

La disfunción temporomandibular (DTM) se va a presentar cuando una, o ambas ATM no funcionen de forma correcta y coordinada, ya sea por motivos propios de la articulación (la propia articulación, musculatura masticatoria), o por tensiones adyacentes a las mismas. Como síntomas principales de la DTM tenemos: dolor y aumento de la sensibilidad en la región temporomandibular (es la causa más importante de dolor no dental en la región orofacial), dolor facial difuso, limitación y/o asimetría en la abertura de la boca y sensación de bloqueo en sus movimientos, ruido articular, zumbido de oídos, dolor facial, craneocervical, cefaleas y afectación de la musculatura masticatoria, supra e infrahioidea. 1-2

DISFUNCIÓN TEMPOROMANDIBULAR

Como se ha descrito con anterioridad, la DTM se pone de manifiesto una mala coordinación en el movimiento de las ATM, dicha alteración puede deberse a dos factores principales, un problema muscular (sobre todo de la musculatura masticatoria), o por un problema articular (en relación al movimiento coordinado del cóndilo mandibular y el menisco presente).

El origen de dicho problema no está muy claro, pero se apunta a una vía multifactorial. Durante años se apostó por la mala oclusión dental como un posible origen de la DTM, pero se ha desechado al publicarse estudios que ponen de manifiesto que un tratamiento oclusal con férulas no mejora los síntomas de los pacientes 7,8.

Dentro de los factores desencadenantes podemos tener microtraumatismos, macrotraumatismos, anormalidades del disco articular y de las superficies articulares, hábitos parafuncionales como el bruxismo, ansiedad, estrés, y otras situaciones que puedan provocar inflamación, daño capsular, dolor o espasmo muscular (como morder objetos, masticación unilateral, abrir la boca de forma exagerada y prolongada, masticar chicle con regularidad, el tratamiento con órtesis dentales)48.

PROPUESTA DE UN TRATAMIENTO GLOBAL PARA LAS DTM.

En el tratamiento de las alteraciones craneomandibulares se deberá considerar la postura global del paciente y deberá estar basado en la correcta evaluación de la biomecánica corporal.

Las influencias posturales craneomandibulares se relacionan con la posición de la cabeza y de la mandíbula, la oclusión y la dinámica mandibular, además de con alteraciones podálicas.

En el mantenimiento de la postura intervienen diferentes sistemas como el oclusal, el aparato vestibular, la propiocepción plantar y el estomatognático.

La mayoría de las investigaciones establecen algún tipo de correlación entre el tipo de oclusión, la existencia de síntomas a nivel de las ATM y el desequilibrio postural.

Lo que si nos debería quedar claro, es que toda propuesta de tratamiento de las DTM, debería tener un tratamiento postural, en el que se incluyera una normalización de la pelvis por las posibles dismetrías funcionales o anatómicas de los MMII, una corrección de la charnela occipito-atlo-axoidea;

asociado con una serie de técnicas específicas para las ATM para restablecer su correcta biomecánica y normalizar el tono de toda la musculatura masticatoria; consiguiendo una mejoría de los síntomas iníciales de la DTM.

1.- Bessa-Nogueira RV, Vasconcelos BC, Niederman R. The methodological quality of systematic reviews comparing temporomandibular join disorder surgical and non-surgical treatment. BMC Oral Health. 2008; 8:27.

2.- Yap A. Temporomandibular Disorders. NUH Lifeline. 2001 Dec.

3.- Tapias Ledesma MA, Martinez Dominguez C, Muñoz García JC, Hernández-Barrera V. Factors associated with temporomandibular disorder in a health centre´s population. Aten. Primaria 2008;40(4):209-210.

4.- Noguerol B LJ, Sicilia A, Follana M. La salud Bucodental en España 1994. Antecedentes y perspectivas de futuro. Madrid: Ediciones Avances Médico Dentales; 1995.

5.-Bermejo Fenoll A. Desordenes temporomandibulares. Madrid: Science Tools; 2008.

6.- Díaz Cabezas R, Maruenda Mejía F, Sáenz X. Estudio epidemiológico del dolor crónico en Caldas, Colombia (Estudio Dolca). Acta Méd Colomb. Septiembre de 2009; 34(3): 96,102.

7.- De Felício CM, Melchior Mde O, Ferreira CL, Da Silva MA. Otologic symptoms of temporomandibular disorder and effect of orofacial myofunctional therapy. Cranio. 2008; 26(2): 118-125.

8.- Cuccia AM, Caradonna C, Caradonna D. Osteopathic manual therapy versus convencional conservative therapy in the treatment of temporomandibular disorders: a randomized cotrolled trial. J Bodyw Mov Ther. 2010; 14(2):179-184.

9.- Braccialli, L.M.P; Vilarta R. Postura corporal: reflexoes teóricas. Fisioter. Mov (2001); 14:65-71.

10.- Chessa G, Marino A, Dolci A. Baropodometric examination for complete diagnosis of patients with cranio-cervico-mandibular disorders. Minerva Stomatologica (2001); 50:271-8.

11.- Heinrich S. The role of physical therapy in craniofacial pain disorders: an adjunct to dental pain management. The Journal of craniomandibular practice 1991;9(1):71-5.

12.- Capurso U, Garino GB, Verna CA. Parametri postural cefalometrici e malaocclusioni dentarie. Mondo Ortod 1989; 14:345-9.

13.- Nobili A, Adversi R. Relationship between posture and occlusion: a clinical and experimental investigation. The Journal of Craniomandibular practice 1996;14(4):274-85.

14.- Takahashi Y. A study on the influence of occlusal positions on posture control. Nihon Univ. Dent J 2001; 75:281-9.

15.- Simons D, Travell J, Simons L. Dolor y disfunción miofascial. El manual de los puntos gatillo Volumen I. Mitad superior del cuerpo. 2ª Ed Madrid: Editorial Médica Panamericana, 2002.

16.- Robison MJ. The influence of head position on temporomandibular joint. J Prosthet Dent 1966; 16:169-72.

17.- Bogbuk N. Cervical causes of headache and dizziness. En: Grieve G, editor. Modern Manual Therapy: The vertebral column. 2ª ed. New York: Churchill Livingtone, 1986.

18.- Rocabado M. Biomechanical relationship of the cranial, cervical and hyoid regions. J Craniomandibular Pract 1983; 3:62-6.

19.- Goldstein DF, Kraus SL, Willians WB, Glasheen-Wray MB. Influence of cervical posture on mandibular movement. J Prosthet Dent 1984; 52:421-6.

20.- B Rodríguez Romero, J Mesa Jiménez, G Paseiro Ares, Mª L González Doniz. Síndromes posturales y reeducación postural en los trastornos temporomandibulares. Revista Iberoamericana de Fisioterapia y Kinesiologia.2004;7(2):83-98.

21-. Tallgren A, Solow B. Long term changes in hyoid bone position and Cranio-cervical posture in complete denture wearers. Acta Odontol Scand 1984; 42:257-67.

22.- García, E Wanderley, F Mussilino de queiroz, A y Diaz-Serrano. Alteraciones posturales y su repercusión en el sistema estomatológico. Acta odontología venezolana, vol. 46, N.º 4, p.517-552.

23.- Martín Palomino, P Martínez, A y De la Cruz. Relación entre la curvatura de las vértebras cervicales, la posición de la cabeza y las diferentes maloclusiones. Revista Científica dental, 3(2),113-118.

24.- Discacciati de Lértora, M S Lértona, Quintero de Lucas. Relación entre actitudes posturales y maloclusiones observadas en niños de 5 a 10 años que asisten a la Escuela Arturo Uslar Pietri en Maturín, Edo. Monagas. Revista latinoamericana de ortodoncia y ondontopediatria. Caracas – Venezuela (2006).

25.- Fuentes R. F.; Freesmeyer W.; Henríquez P.J. Influencia de la postura corporal en la prevalencia de las disfunciones craneomandibulares. Rev. Med. Chile (1999); 127:1079-85.

26.- Hansson T.; Christensen-Minor C; Wagnon-Taylor D. Physical therapy in craniomandibular disorders. Quintessenz-Verlag: Berlin. 1992.

27.- Bergbreiter C. Untersuchung über die zusammenhänge zwischen der fehistatik und den funktionellen befunden des craniomandibulären systems. Zahnmed Diss: Tübingen. 1993.

28.- Farias A.C.R.; Restani-Alves V.C.; Gandelman H. Estudo da relacao entre a disfuncao da articulacao temporomandibular e as alteracoes posturais. Rev. Odonto. UNICID (2001); 13:125-33.

29.- Ricard F (2005). Tratado de Osteopatía Craneal. Articulación Temporomandibular: Análisis y tratamiento ortodóntico. 2ª edición. España-Madrid.

30.- Mesa Jiménez, Torres Cueco R, Fernández de las Peñas C. Fisioterapia en el tratamiento de la disfunción temporomandibular: una aproximación desde la patología a la guía clínica. Rev. Soc. Esp. Dolor (2014);21(supl. II):14-27.

31.- Ana I Rodríguez Jiménez, Gemma V Espí-López, Yolanda Langa Revert. Efectividad de la terapia manual en los trastornos temporomandibulares. Rev. Mex Med Fis Rehab 2014;26(3-4):82-93.

32.- Dra. Heana Grau León, Dra. Lourdes de los Santos Solana, Dra. Jeheney García. Corrientes diadinámicas y ultrasonido en el tratamiento de las disfunciones temporomandibulares. Rev. Cubana Estomatol (1998);35(3):80-5.

33.- Ismail F, Demling A, Hessling K, Fink M, Stiesch-Scholz M. Short-term efficacy of physical therapy compared to splint therapy of arthrogenous TMD. J Oral Rehabil 2007;34(11):807-13.

34.- Cameli W SS, Blommenfeld I. Comparative study of repositioning splint therapy and passive manual range of motion techniques for anterior displaced temporomandibular discs with unstable excursive reduction. Physiotherapy Theory and Practise 2001; 87:26-36.

35.- Brantingham JW, Cassa TK, Bonnefin D, Pribicevic M, Robb A, Pollard H, et al. Manipulative and multimodal therapy for upper extremity and temporomandibular disorders: A systematic review. J Manipulative Physiol Ther 2013;36(3):143-201.

36.- Rodríguez Jiménez Al y cols. Efectividad de la terapia manual en los trastornos temporomandibulares. Rev. Mex Méd Fis Rehab 2014;26(3-4):82-93.

37.- Cuccia AM, Caradonna C, Annunziata V, Caradonna D. Osteopathic manual therapy versus conventional conservative therapy in the treatment of temporomandibular disosders: A randomized controlled trial. (2010) Journal of Bodywork & Movement Therapies14, 179-184.

38.- Pilar Mansilla Ferragud, Juan José Boscá Gandía. Efecto de la manipulación de la charnela occipito-atlo-axoidea en la apertura de la boca. Osteopatía científica. 2008;3(2):45-51.

39.- Bergman H, Anderson F, Isberg A. Incidence of temporomandibular joint changes alter whiplash trauma: A prospective study using MR imaging. AJR Am J Roentgenol. 1998; 171:1237-43.

40.- Rodríguez Jiménez Al y cols. Efectividad de la terapia manual en los trastornos temporomandibulares. Rev. Mex Med Rehab 2014;26(3-4):82-93.

41.- La Touche R, Fernández de las Peñas C, Fernández-Carnero J, Escalante K, Angulo Diaz Parreño S, París Alemany A et al. The effect of manual therapy and exercise directed at the cervical spine on pain and pressure pain sensibility in patients with miofascial temporomandibular disorders. J Oral Rehabil.2009;36(9):644-652.

42.- Fernández de las Peñas C, Fernández Carnero J, Casares García G. Relación entre la musculatura isquiotibial y masticatoria en pacientes con disfunción craneomandibular. Estudio controlado y aleatorizado. Quintessence. Publicación Internacional de Odontología, 2004 MAR; XVII (3): 169-175.

43.- Castillo R, Reyes A, González M, Machado M. Hábitos parafuncionales y ansiedad versus disfunción temporomandibular. Rev. Cubana Ortod. 2001;16(1):14-23.

44.- Rodríguez O, Gutiérrez M, Nocedo C. Manifestaciones clínicas en pacientes con bruxismo de la Policlínica Pedro del Toro Saad. Correo científico Médico de Holguín 2008;12(2).

45.- Quintero M, Espinosa I, Martínez J, Vargas H. Características bucodentales de pacientes con TTM. Rev. Med Inst Mex Seguro Soc 2009;47(2):189-192.

46.- Martínez I, Toledo T, Prendes A, Carvajal T, Delgado A, Morales J. Factores de riesgo en pacientes con DTM. Rev. Med electron 2009;31(4).

47.- Cándido A, Bigaran De Lima E, Ribeiro M, Rabelo J, Da Silva L. Entrenamiento de postura en pacientes portadores de DTM. Acta odontol venez 2007;2(45):302-305.

48.- La O N, Corona M, Rey B, Arias Z, Perdomo X. Gravedad de la DTM. MEDISAN 2006;10(2).

49.- Valentino B, Fabozzo A, Melito F. The functional relationship between the oclusal plane and the plantar arches. An EMG study. Surg Radiol Anat. 1991;13:171-4.

50.- Bracco P, Deregibus A, Piscetta R. Effects of different jaw relations on postural stability in human subjects. Neurosci Lett. 2004;356:228-30.

51.- Moya H, Miralles R, Zuniga C, Carvajal R, Rocabado M, Santander H. Influence of stabilization oclusal splint on craneocervical relationships. Part I: Cephalometric analysis. Cranio.1994;12:47-51.

52.- Korr IM, Propioceptors and somatic dysfuntion. J Am Osteopathic Assoc.1991;74:638-50.

53.- Padrós Serrat E. Cómo cuantificar las funciones y la postura en la consulta de ortodoncia. Ortodoncia Clínica.2004;7(4):174-204.

54.- Ben-Bassat Y, Yitschaky M, Kaplan L, Brind I. Occlusal patterns in patients with idiopathic scoliosis. Am J Orthod Dentofacial Orthop.2006;130:629-33.

Lo descrito anteriormente es parte de un articulo publicado por Diego Hernández Jimenez en Efisioterapia.net.

Archivos