Efectos Post-masaje


Recibir un masaje corporal nos resulta a la mayoría de las personas una experiencia muy agradable que nos permite alejarnos de la vorágine diaria y conectarnos con nuestro cuerpo y sus sensaciones, aliviando dolores físicos y liberando emociones acumuladas. Sin embargo, es bueno tener en cuenta ciertos síntomas que podemos experimentar dentro de las 48 hs, posteriores al masaje.

Después de una sesión de masaje existe un tiempo de adaptación del organismo al nuevo estado experimentado, que oscila entre las 24 y 48hs. posteriores de recibida la sesión.

Uno de los efectos esperables post-masaje es la sensación de dolor, cansancio o incluso pueden aparecer rojeces o edemas. No es raro sentir dolor especialmente cuando el masaje fue profundo o cuando son las primeras sesiones de masaje que recibes. Si bien no siempre sucede, cuando ocurre no representa un motivo de preocupación. Otras sensaciones pueden ser somnolencia, pesadez corporal, aumento de la frecuencia de las micciones, estados placenteros, sentir el cuerpo más flexible y liviano, alivio del dolor...

Después de dos días, las molestias deben desaparecer dando lugar a una sensación de vitalidad, de mayor energía y confort físico.

Existe una expresión que proviene del japonés, efecto Menken, para designar la reacción del cuerpo después de un tratamiento. En osteopatía se la denomina R.O.P.A. (Reacción Oscilante Post Agresiva).

Algunas técnicas de masajes manipulan tanto músculos superficiales como profundos, son como un entrenamiento físico para el cuerpo y si el cuerpo no está acostumbrado responderá con un dolor similar al de las agujetas tras realizar deporte inusual o cualquier actividad física no realizada regularmente. Técnicas tales como fricciones y presiones profundas y puntuales estimulan una respuesta inflamatoria controlada para restaurar el tejido. Suelen provocar dolor local mientras se las aplica y también post masaje.

Si hablamos de masajes relajantes, como trabajan musculatura superficial, resultarán mucho mas suaves, no provocarán dolor y son efectivos para lograr un estado de relajación, mejorar la circulación y revitalizar el organismo.

Si recibes una sesión de masaje, recuerda esta información:

- Bebe abundante agua para ayudar a eliminar toxinas. El masaje activa mecanismos detoxificantes, por ello el organismo experimenta esa sensación de cansancio. Puede suceder que la orina sea más oscura de lo habitual o que el sudor tenga olor más fuerte.

- Habla con tu fisioterapeuta y cuéntale cómo te encuentras siempre tras la sesión.

Archivos